Abriga dueto la androginia

REFORMA CULTURA
Tras estrenarse en Holanda, la obra arribará al Palacio de Bellas Artes
Erika P. Bucio Junio 27, 2018
Un abrigo se vuelve símbolo de protección, escudo e identidad en The Coat, el dueto coreográfico creado por la holandesa Faizah Grootens en colaboración con el mexicano Diego Vázquez.
La pieza nació durante una residencia artística de Vázquez en el Herman Van Veen Arts Center en Soest, Holanda. Un lugar situado en medio del bosque y que acoge a jóvenes creadores.
En una idea original de Grootens, se plantearon hablar de la androginia, el juego de los roles en una pareja, el sentido de encontrarse en el otro.
“Sí, por momentos (hay) dejos de una relación erótica, pero también podría ser filial, donde jugamos con quién es quién”, expone Vázquez. “Las imágenes tienen que ver más con: ‘¿Me estoy encontrando en ti?’”.
Ambos mantienen una relación añeja. Grootens es su compañera de baile desde 2014, pero su colaboración no está exenta de discrepancias. Para la música que usarían para este dueto, por ejemplo, Vázquez pensaba en La consagración de la primavera, pero Faizah no quería más Stravinsky, y al final se decantaron por la música de Camerata Romeu y Alberto Iglesias.
Sabían, sin lugar a dudas, eso sí, que la pieza debía llamarse The Coat, y que estrenarán en México el 3 de agosto en un programa en el Palacio de Bellas Artes que también incluye Manasés o la esquizofrenia (2017) y False Cognate (2014).
Vázquez diseñó los abrigos que utilizan como vestuario, listo aun antes que la propia coreografía.
“Para mí, la imagen del vestuario antecede al lenguajecoreográfico. En mi caso, veo la imagen muy claro de lo que quiero”, dice el mexicano.
Es un abrigo casi militar, usado durante el estreno mundial de la pieza en febrero pasado, en Ámsterdam.
“Es una afirmación de una búsqueda muy específica y de una estética. No creo estarme distanciando mucho de lo que empecé a hacer con el solo (False cognate), y de ahí se desprende Pendiente (dueto que baila con Grootens), y, de Pendiente, Manasés o la esquizofrenia”, expone Vázquez.
The Coat es un trabajo muy distinto a su labor como director artístico del Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM). Con Laleget Danza, su compañía, puede hablar desde la entraña, de lo que quiere. “En el TCUNAM es más la gestión artística y darle continuidad a un proyeto con sus matices innovadores”, expone. “Y claro que estoy creando obra”, destaca.
El Taller también alista la apertura de su temporada 100 con el programa Propitia Sydera (Estrellas favorables), en el marco del Festival Impulso, el 25 y el 26 de agosto, con una colaboración con la Academia de Música Antigua.
Se integra por dos coreografías: una, a partir de la Suite de King Arthur de Henry Purcell y, otra, Propitia Sydera, que además de la chacona de la obra de George Muffat incluye otras piezas barrocas de Vivaldi y Boyce.
En la Suite de King Arthur utiliza a cuatro bailarines del TCUNAM, los más veteranos, para un trabajo que exige una gran fuerza actoral y que traslada al siglo 18, con texturas blanquecinas, donde otorga un peso fuerte al gesto, a la farsa. “Es un poco como si lleváramos Molière a la danza”. En Propitia Sydera, que versa sobre la luz y la oscuridad, aprovecha la fuerza y vigor de los más jóvenes.
La temporada 100 incluirá también un estreno de Annabelle López Ochoa y piezas emblemáticas de Gloria Contreras, fundadora del TCUNAM, como Danza para mujeres, Huapango, Redes, Concierto en Re, además del Réquiem, Eioua y Sinfonía de los salmos.